H.I.J.O.S. Capital realizó un escrache a la domiciliaria del genocida Alfredo Feito

11Fue el miércoles 14/12 en Floresta, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

DISCURSO DEL ESCRACHE A LA PRISIÓN DOMICILIARIA DEL GENOCIDA ALFREDO OMAR FEITO

Hoy, en el barrio de Floresta, hacemos esta actividad de condena social ante la casa del genocida Alfredo Omar Feito, beneficiado por el arresto domiciliario, como parte de un mecanismo judicial para evitar el cumplimiento de las condenas en cárceles comunes.

El que vive acá es Alfredo Omar Feito, alias “Cacho”, quien integró el Batallón 601 de Inteligencia del Ejército y fue miembro de la patota de los centros clandestinos de detención, tortura y exterminio El Banco y El Olimpo; y participó en la represión a la Contraofensiva.

Una sobreviviente contó que Feito sostuvo que ellos eran “una maquinaria aceitada y engrasada lista para matar”.

Tras haber estado prófugo, en el año 2012 el genocida Feito fue condenado a 18 años de prisión por los delitos de secuestro, interrogatorio y tortura cometidos en el Circuito represivo denominado ABO, integrado por los centros clandestinos Atlético, Banco y Olimpo, puestos en funcionamiento por los genocidas de manera consecutiva. En ese juicio se probó su participación en más de 100 casos. El mismo año, Feito fue condenado a 10 años de prisión en la causa “Contraofensiva Montonera”. Ambas condenas fueron confirmadas.

Con los cambios del Gobierno de Macri, en agosto pasado, apenas Feito cumplió los 70 años, los jueces Rodrigo Giménez Uriburu, Jorge Alberto Tassara, del Tribunal Oral Federal N° 2, y Ariel Lijo, del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 4, le dieron el beneficio de la prisión domiciliaria, sin importar su peligrosidad y el riesgo de que se fugue nuevamente.

Actualmente, está siendo juzgado en el tercer juicio por la causa ABO. Como si fuera poco eximir a Feito de la cárcel común, el tribunal también le da a él y a otros imputados la posibilidad de no presenciar las audiencias. Es por eso que le trajimos el juicio a su casa, para que escuche a los testigos. Por eso, desde acá te decimos a vos, “Cacho” Feito: no querés escuchar, pero son los testimonios de las víctimas los que te condenan como genocida y te los trajimos hasta acá para que el barrio se entere de quién sos y qué hiciste.

En el ex Olimpo, donde comenzamos el recorrido hasta acá, funcionó un centro clandestino de detención. Hoy se consolida un Sitio de Memoria para resignificar el horror y transformarlo colectivamente en memoria. La señalización y la construcción de los sitios de memoria son un trabajo de reconstrucción para el barrio y para la sociedad en su conjunto. Sin embargo, en un hecho de impunidad, el tribunal, devuelve al barrio a uno de los perpetradores del horror.

Los juicios de lesa humanidad que se desarrollan en la Argentina por la lucha de los organismos de derechos humanos de la mano del apoyo popular, y la voluntad política de Néstor y Cristina Kirchner, no tienen precedentes en el mundo: son ejemplares.

Son juicios que no pierden vigencia, porque las desapariciones forzadas son delitos que se siguen cometiendo. Por eso seguimos exigiendo que los genocidas hablen y digan dónde están los cuerpos de los desaparecidos, dónde están los bebés que se robaron, que son los jóvenes apropiados, esos hermanos y hermanas que seguimos buscando. Los genocidas son los que tienen toda la información y la ocultan en sus pactos de silencio. Todavía son muchos los jóvenes que no conocen su identidad y siguen secuestrados. Nosotros los buscamos incansablemente, porque están entre nosotros, están en alguna parte y tienen derecho a saber su verdad, su historia, el amor con que se los espera para que puedan abrazarse con sus familias.

Desde hace un año, la nueva situación política es evidente: hay una notoria decisión de generar impunidad, pero no lo hacen de manera abierta y rápida, porque eso repercutiría en múltiples reclamos nacionales e internacionales, que son los que más le preocupan al Gobierno de Macri.

De a poco y con nuevas estrategias para reinstalar la impunidad, intentan debilitar los procesos de juicio y castigo a los genocidas. Por eso, la importancia de este acto en las calles reflejando el rotundo rechazo a cualquier mecanismo que pretenda retroceder en las victorias alcanzadas en Memoria, Verdad y Justicia.

A diario, vemos intentos de los genocidas y sus cómplices civiles para lograr impunidad, resoluciones infundadas relacionadas a prisiones domiciliarias, faltas de mérito, o absoluciones en casos con abundante prueba, la lentitud y la fragmentación de los juicios en marcha, la dilación en la constitución de tribunales para las causas ya elevadas, la escasa cantidad de condenas que llegan a quedar en firmes, la postergación permanente de las causas contra los civiles, como Blaquier, Magnetto, Massot, entre otros.
Exigimos que se disponga de todos los mecanismos legales y los recursos administrativos que garanticen que los juicios por delitos de lesa humanidad continúen hasta que sean juzgados todos los genocidas.

A 40 años del Golpe del 24 de marzo de 1976, el Gobierno de Macri intenta permanentemente minimizar la dimensión del genocidio cometido contra nuestro pueblo, a través de discursos reaccionarios, negacionistas y reivindicatorios de la “teoría de los dos demonios”, a la vez que genera un grave retroceso en políticas de Estado de Memoria, Verdad y Justicia.

Nuestros 30.000 compañeras y compañeros detenidos-desaparecidos fueron militantes populares que entendieron a la política como la herramienta de transformación de las injusticias, por eso reivindicamos sus luchas por un país más justo y solidario y por una Patria Grande sin miseria ni exclusión. Quienes los secuestraron, torturaron y exterminaron son los mismos que hoy pretenden volver a reeditar las políticas de impunidad.

En esta línea, repudiamos la reunión del Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano, con la defensora de genocidas Cecilia Pando, como también el encuentro del Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas (Celtyv) en la ex ESMA con el Secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj.

El retroceso del último año en materia de derechos humanos es muy grave: volvimos a tener persecución política, represión y criminalización de la militancia popular. Volvimos a tener un país con presos políticos, por eso exigimos la inmediata liberación de Milagro Sala y todas las compañeras y compañeros de la Organización Tupac Amaru.

También repudiamos el intento de arresto de la Madre de Plaza de Mayo Hebe de Bonafini, la tortura de la Gendarmería a Ezequiel e Iván, integrantes de la Garganta Poderosa, la violencia institucional en Miramar ejercida contra militantes de la diversidad sexual, la represión contra la murga de niños y jóvenes de la Villa 1-11-14 del Bajo Flores, los disparos de bala a unidades básicas, la represión en el Encuentro de mujeres en Rosario y muchos otros hechos repudiables que nos recuerdan a otras épocas.
En esa casa, en Moreto 1131, vive un genocida: Alfredo Omar Feito, beneficiado por la corporación judicial con la excusa de su edad. En este barrio vive un torturador, por eso vinimos a repudiar que no cumpla sus condenas en una cárcel común y permanezca en su casa, sin siquiera ir al juicio en el que sus víctimas siguen reviviendo el horror para aportar las pruebas necesarias para el Poder Judicial.

Hacemos este escrache a la domiciliaria para que el barrio sepa que en esta casa vive uno de los responsables de que en nuestro país haya 30.000 detenidos-desaparecidos. La casa no es una celda ni una prisión: es la evasión de la cárcel común, que es el único lugar para un genocida.

Hoy venimos a escrachar la domiciliaria del genocida Feito y a decir: ¡BASTA DE IMPUNIDAD PARA LOS GENOCIDAS! ¡BASTA DE RETROCESOS EN NUESTROS DERECHOS! ¡BASTA DE AGRAVIAR LAS LUCHAS POR MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA!

Acá, frente a la casa del genocida Feito, gritamos que: ¡EL ÚNICO LUGAR PARA UN GENOCIDA ES LA CÁRCEL!

¡JUICIO Y CASTIGO A TODOS LOS GENOCIDAS, CÓMPLICES, IDEÓLOGOS Y BENEFICIARIOS!
¡NO A LAS PRISIONES DOMICILIARIAS COMO ESTRATEGIA PARA EVADIR LA CONDENA!
¡EL ÚNICO LUGAR PARA UN GENOCIDA ES LA CÁRCEL!
¡POR UN BARRIO LIBRE DE GENOCIDAS!
NO OLVIDAMOS
NO PERDONAMOS
NO NOS RECONCILIAMOS
¡30.000 COMPAÑEROS DETENIDOS-DESAPARECIDOS: PRESENTES, AHORA Y SIEMPRE!

H.I.J.O.S Capital