La Imposible: una radio sin antena

1Para terminar el 2017, desde La Imposible armamos este texto en el que incluimos los nombres de los programas del 2016. Por un 2017 con más imposibles hechos victoria.

La imposible 2016: una radio sin antena

¿Por qué no dejar de tironear al verbo y que todo sea después?: porque lo urgente y lo importante es ahora; mañana, imposible.

En este 2016, La Imposible plantó bandera en la que fue la cueva del genocida Massera. Desde la trinchera radiofónica, con algunas coplas en el aire, hicimos una memoria con parlantes, una Casa contra el olvido para reivindicar a los militantes.

Dimos en la tecla con abrazos a dos nietos más, denuncias, encuentros musicales, diciendo todas las palabrotas que algunos prefieren no escuchar. Tenemos una identidad en construcción: seguimos luchando por Memoria, Verdad y Justicia y para que todo tenga su cuota social de sentido nodal.

Ni un paso atrás. ¿Dejar las luchas?: te la debo. Porque lo urgente es la libertad de Milagro y la de todos los compañeros. ¡Piedra libre para Blaquier escondido adentro de Morales! Basta de robarnos la democracia: ¡liberen ya a Milagro, presa política, negra del sur!

Cuando parecía que todos los derechos se arrancaban de raíz, ¡chakapumba!: ella optó por huvaití; habló Cristina en Comodoro Py. Oveja negra de los moldes oficiales, le habló al pueblo en la puerta de Tribunales.

Con Chávez, seguimos mandando al carajo a los anti-patria, como Walsh al tacho de basura de la historia a los genocidas. Mientras Cambiemos pretende devolverles impunidad, toda la caja negra testimonial, confirma la culpabilidad.

En el 2017 La Imposible será más que ludditas ante lo injusto. Si estás de acuerdo, decí mu.